jueves, 1 de febrero de 2018

Diferencias entre canalizaciones, zanjas y acometidas



Canalizaciones, zanjas y acometidas, ¿qué diferencias entre ellas existen? Hoy en día, muchos ciudadanos tienen dudas a la hora de realizar algunas obras en comunidades de propietarios, así como los ayuntamientos no saben qué opción es la mejor para tratar los problemas del subsuelo.

Canalizaciones, zanjas y acometidas 


Por ello, en este post explicaremos las diferencias existentes entre estos tres tipos de operaciones, las cuales implicarán movimientos de tierra. Por lo que será necesario pedir una serie de permisos para que la empresa encargada de realizar la obra no tenga ningún problema una vez que comience a remover la tierra.

Canalización


Por un lado, la canalización es el proceso mediante el cual se produce una apertura sobre la tierra para introducir en ella un determinado elemento. En este caso, las excavaciones irán destinadas a adaptar un hueco de la tierra para la posterior construcción de una carretera, por lo que se requiere que el hueco sea lo suficientemente grande como para que, al menos, puedan circular dos carriles de coches (uno en cada sentido). No obstante, si hay más carriles para cada sentido, la canalización será mayor.

Zanja


En cambio, una zanja es un corte de tierra y excavación de la misma realizada de manera lineal, aunque con un recorrido menor que las canalizaciones. Y es que la excavación por zanjas se realiza cuando el terreno es capaz de soportar un peso superior al del fondo de la excavación, como un edificio colindante o una calle, por ejemplo.

El proceso se lleva a cabo mediante la excavación por tramos alternos de una anchura inferior a los dos metros, ejecutando la cimentación también de forma alterna. Así, la estabilidad del corte del terreno siempre se mantendrá, pero nunca de forma completa, por lo que habrá que ir con cuidado, sobre todo si la ejecución se realiza con rapidez, así como debemos asegurar también la conexión entre los diferentes bataches.

Acometidas


En cuanto a las acometidas, vienen a ser un proceso más relacionado con la red eléctrica, desde la derivación de la red de distribución de la empresa que lo suministra hasta el edificio que ha contratado sus servicios para hacer uso de esa energía eléctrica. Por tanto, este concepto se diferencia de los anteriores en su carácter eléctrico.

Pueden distinguirse dos tipos de acometidas: las de baja tensión, con un intervalo de 0 a 600/100 V en función del país y que concluyen en la caja general de protección; y las de alta tensión, con una tensión mayor a los 600/1000 V, finalizando en un centro de transformación del cliente, donde comienzan las propias instalaciones internas que se hayan contratado.

De esta forma, las diferencia entre canalizaciones, zanjas y acometidas radican principalmente en el tipo de proyecto que se esté realizando. En cualquier caso, posteriormente a la intervención, habrá que llamar a una empresa especialista en asfalto para que tape la zanja, acometida o canalización y deje el pavimento transitable como estaba antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario